Playa canina La Rubina

A muchos ya os huele el culo a playa porque estáis viendo destinos para las próximas vacaciones así que me he dicho por si les sirve de algo, os voy a contar cómo fueron nuestras primeras vacaciones con Blondi en la que disfrutamos por primera vez de la playa.

La verdad es que hasta entonces estábamos acostumbrados a escoger destinos un poco al azar para nosotros dos solos sin tener demasiados requisitos pero esta vez era diferente porque era la primera vez que nos íbamos de vacaciones con perro así que nos pusimos manos a la obra para buscar alojamientos que admitieran perro y que hubiera playas específicas para ellos. Por suerte, en España cada vez existe más conciencia sobre los animales y muchos sitios nos dan la oportunidad de viajar con toda nuestra familia (sí, aunque todavía haya gente que no lo entienda ellos son uno más) por lo que decidimos irnos hasta Castell Mar en Girona a una de las consideradas oficialmente mejores playas para perros.

Tardamos unas 8 horas desde Madrid pero os puedo decir que mereció la pena. Me gustaría que hubiérais visto el ataque de locura que le dio a Blondi cuando vió tanta arena junta en la que poder correr, saltar, revolcarse y hacer agujeros ¡no daba a basto! Pero aún mejor fue su reacción cuando vio el mar. Hasta el momento sólo había estado en el pantano y en la piscina por lo que las olas eran nuevas para ella y quería entrar pero según venía la ola se iba corriendo y las ladraba hasta que descubrió que se podía nadar sobre ellas.

Yo siempre lo digo ¡es una perra de agua!

img_1034

Las opiniones y artículos que habíamos visto sobre esta playa eran muy buenos y la verdad que no me extraña porque es una playa espectacular. La zona de perros es muy grande, tiene anchura grandísima que además permite que la distancia entre unos y otros sea de muchos metros. Era un privilegio poder recorrer tantos metros andando por la orilla en aguas muy limpias y no como en otras playas caninas que al final nos dejan un rinconcito que es donde nadie se quiere meter ¡aquí puedo decir que teníamos un espacio de lujo!

img_1042

Y por supuesto la gente que había era muy respetuosa con todos los perros, incluso fuera de la zona canina. Está claro que la gente que va son amantes de los animales y los residentes de la zona están muy acostumbrados a ellos por lo que en todo momento pueden ir sueltos y pudimos vivir durante unos días la tranquilidad de que Blondi estuviera completamente a su aire rodeada de otros amigos perrunos y de personas que la querían acariciar.

¡Ojalá todos los lugares fueran así!

img_1100

Ahhh… antes de que se me olvide, ¿queréis saber dónde nos alojamos? Si ya fue toda una experiencia descubrir esta playa no os perdáis el Alojamiento Canino en el Camping Castell Mar donde los perros son bien recibidos ¡no! lo siguiente.

Cuentan hasta con menú canino en su restaurante ¡no os digo más!

3 thoughts on “Playa canina La Rubina

  1. Nosotors vamos a las playas caninas del Puerto de Mazarrón en Murcia.. Es verdad que por ahora tienen pocos servicios, pero esperamos que poco a poco vayan aumentando ya que cada vez somos más los que disfrutamos de la playa junto a nuestros perros. Las mías son poco de agua, pero les encanta correr por la arena y hacer grandes agujeros!!!!

Deja un comentario