Consejos para ir a la nieve con perro

¡Por fin ha llegado la nieve!

Ya sabéis que Blondi es una apasionada del invierno y de los charcos pero es que con la nieve ¡se vuelve loca!

Ahora bien, ¿qué debemos tener en cuenta si vamos con nuestros perros a la nieve?

  • Lo primero de todo será protegerle contra el frío ya que cada perro es diferente. Blondi ni se inmuta si pasa varias horas en la nieve pero los que son más pequeños o con menos pelo como por ejemplo un galgo hay que llevarles un abrigo que sea cómodo e impermeable pero que a su vez les proteja del frío.

cotos-con-perro.png

  • Unas horas antes de ir a la nieve hay que hidratar las almohadillas de nuestro perro. Simplemente con un poco de vaselina pura, crema o aceite de oliva es suficiente para que no se les agrieten o se les quemen.
  • Ir siempre con agua porque a los perros que les dan “ataques de felicidad” en la nieve suelen cansarse y tener sed y tienden a comerse la nieve. Así que es importante ir con una botellita y un cuenco para darles de beber.

nieve-con-perro

  • Llevar una toalla. Hay que secarlos muy bien después de nuestra salida a la nieve para evitar que les quede cualquier resto de humedad en el cuerpo y se puedan resfriar.
  • Tener controlado siempre a nuestro perro. Blondi por lo general es muy obediente y no se separa de mí pero lo ciero es que cuando vamos a la nieve es tanto lo que le gusta que durante los primeros 10 minutos va como una loca corriendo por todos los lados, así que para evitar que moleste a otras personas, al prinicpio de la excursión nos vamos a zonas con mucha nieve donde no hay nadie y luego ya cuando se tranquiliza empezamos la ruta.

Así que si tenéis la oportunidad, ¡id a la nieve con vuestros perros!

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.