La separación

Tal y como os contaba en el post de ¿Cómo nos conocimos? (II Parte), Blondi y Senda tuvieron que separarse para irse cada una con su familia definitiva.

Recuerdo perfectamente los primeros días de su llegada que estaban siempre juntas, dormían una encima de la otra, cada una se pedía una zapatilla de mis pies para mordérmela y hasta cuando hacía caca una, la otra iba detrás a comérsela.

Seguir leyendo «La separación»