No a la caza

Sólo de pensarlo se me ponen los pelos de gallina.

Más de 50.000 perros de caza son abandonados cada año, por no hablar de aquellos que tienen menos suerte y son asesinados por sus dueños porque «ya no les sirven». La manera de hacerlo les da igual, ya sean ahorcados, con un tiro en la cabeza o tirados en un pozo. Siento tener que hablar así y más de cosas tan tristes pero lamentablemente es la realidad.

Seguir leyendo «No a la caza»