¿Cómo vivir la Navidad con perro?

Quedan solo unos días para Navidad y creo que para los perros es como para los humanos: o le encantan estas fechas o las odias. Y es que no todos los perros llevan bien el exceso de ruido, los cambios en su rutina, el recibir a mucha gente en casa… Así que hoy voy a analizar todos aquellos aspectos que debemos cuidar para pasar unas Navidades Perrunas inolvidables.

La comida

Desde luego los humanos nos pasamos de largo… que si grandes comilones, brindis cargados de alcohol, dulces típicos paseando en bandeja delante de nuestros ojos, etc. Por eso muy normal que terminemos con algún kilo de más, pero ¿y qué ocurre con nuestros perros?

En muchos casos toda esa oleada de comida termina perjudicando también a muchos peludos. La Navidad es la temporada en la que más intoxicaciones alimentarias se producen en perros. Así que si no quieres tener ningún susto, no caigas en la tentación de darle cualquier cosa que esté sobre la mesa.

¡Olvida esos ojitos de pena irresistibles!

Los adornos de Navidad

Todos los que vivimos con perro en casa sabemos la odisea que puede suponer poner el árbol de Navidad o «El Belén». Esas figuritas, los papeles de colores y las lucecitas son auténticas llamadas de atención para muchos de ellos, así que ten cuidado de que no estén a su alcance si les gustan porque corren el riesgo de desaparecer, sobre todo si son cachorros.

navidad-perruna.png

Los ruidos

Entre los villancicos, los fuegos artificiales o la música a todo volumen, muchos de nuestros perros sufren estrés con este tipo de ruidos.

Una alternativa es buscarle un sitio en la casa en la que se sienta seguro y los más aislado posible de cualquier sonido brusco. Por ejemplo, yo en Nochevieja suelo dejar a Blondi sola en casa porque en casa de mi familia nos juntamos muchas personas, hace mucho calor y ella se agobia. He comprobado que en mi casa que es su hogar se queda muy tranquila siempre que baje todas las persianas y le deje la tele puesta y así no esté pendiente de los petardos y jaleo que hay en la calle.

La Flor de Pascua

Yo que soy una enamorada de las plantas, cada Navidad tengo una flor de pascua en casa, sin embargo, ¡hay que tener mucho cuidado porque es tóxica para ellos! Debemos comprobar que no está a su alcance por si les diera por comérsela.

navidad-perro

Los desconocidos y familiares

Puede que tengas un perro super simpático que le encanta saludar a todo el mundo y que no tiene problema en hacer nuevos amigos humanos, sin embargo, si tienen un carácter más tímido, como Blondi, esas presentaciones se deben hacer con cautela:

Avisa a los que vayan a llegar que no se abalancen sobre el perro, que le den tiempo y no hagan movimientos bruscos durante ese primer contacto, sobre todo si son niños. Y en el caso de tener algún invitado perruno, no olvidéis hacer las presentaciones fuera de casa, que jueguen, que caminen un rato juntos y luego suban ambos a casa.

Los regalos

Aunque existen regalos perrunos originales, no olvidéis que el mejor regalo que le puedes hacer es dedicarle tiempo, cariño y dedicación.

Y dicho ésto, nos despedimos hasta el siguiente post, no sin antes recordaros que,  para mí, una de las claves para unas buenas Navidades Perrunas es respetar y no cambiar demasiado su rutina.

¡Merry Christmas!

¿Cómo conseguir una llamada fiable?

Lo digo siempre y lo diré: que llamemos a nuestro perro y que éste acuda inmediatamente a nosotros (aunque tenga distracciones a su alrededor) es fundamental.

Y es que si queremos ir con la tranquilidad de llevar a nuestro perro suelto y evitar cualquier situación de peligro ¡tiene que venir hacia nosotros cuando le llamemos!

Ahora bien, sé que no es fácil y más cuando tenemos perros tan aventureros como Blondi que les encanta ir detrás de los conejos, olerlo todo e irse de juerga por el campo con sus amigos.

llamar-al-perro

Lo que sí he tenido claro desde siempre es que juntas, lo teníamos que conseguir. Por un lado, para mi tranquilidad de que pueda ir suelta, y por otro, porque me gusta que ella tenga libertad en los paseos, que huela, que explore, que corra…

Y ahora llega lo que tantos me soléis preguntar, sobre todo cuando subo algunas historias a Instagram de cómo Blondi acude a la llamada. Pues bien, aquí van algunos consejos:

  • Premia siempre que llegue. Házle una fiesta las primeras veces.
  • No le regañes nunca cuando llegue. Se que a veces es frustrante ver cómo le llamamos y viene tarde o cuando quiere pero si al acercarse encima le regañamos, estaremos propiciando que futuras veces no quiera venir.
  • Hay que comenzar en lugares seguros para soltarlo.
  • Llamar a nuestro perro y salir corriendo, nunca suele fallar para que venga detrás. Es una buena forma para comenzar la llamada.
  • No debemos desgastar su nombre. Precisamente sordos no son y si le hemos llamado una vez y no viene es porque no quiere, no porque no nos haya oído. Así que procura llamarle solo en situaciones muy concretas y no cada minuto.
  • Y por último ¡entrena!

llamada-perro.png

Aún así, os recomiendo uno de los cursos que mejor nos han venido a nosotras: UNA LLAMADA FIABLE de Solo Es Un Perro. Javi (educador de Blondi y amigo mío) organizó hace un año perfectamente los entrenamientos que teníamos que ir haciendo cada día durante 10 minutos para que, finalmente Blondi viniera hacia mí en cualquier situación.

llamada-fiable-perro.png

Así que para todos los que me preguntáis cómo Blondi es tan obediente y quién nos ha ayudado en este proceso, os diré que él ha sido una parte imprescindible y que personalmente y por mi experiencia os puedo recomendar.

Muchos de vosotros ya le conocéis así que os animo a dejar vuestros comentarios.

El olfato de los perros

¿Conoces el gran poder que tiene la nariz de tu perro? Yo hasta hace poco tiempo no lo sabía.

Siempre había escuchado la importancia del olfato, pero lo reconozco, con Blondi no lo había sabido trabajar. Lo que había hecho hasta el momento era esconder los días de lluvia salchichas por toda la casa para que las buscara y se entretuviera. El caso es que yo tenía que guiarla y no entendía muy bien que le pedía, así que el problema no es que ella no tuviera un buen olfato, sino que yo no había sabido transmitirle lo que tenía que hacer.

Seguir leyendo «El olfato de los perros»