El mejor regalo de Navidad: Bienestar animal

Con la llegada de la Navidad y el año nuevo ¡llegan los propósitos!

Todos los años hago una lista de todo aquello que quiero cumplir, eso sí, siempre siendo realista y con cosas que dependen de mí y que sé que puedo llevar a cabo, así que ¡allá van!

  • Ser más productiva en mi trabajo.
  • Hacer algo bueno por alguien todos los días.
  • Ahorrar dinero para comprarme un coche más grande.
  • Irme de viaje con Blondi en autocaravana.
  • Comer menos dulces.
  • Beber un litro de agua al día.
  • Pasar más tiempo al aire libre.
  • Transmitir el amor y el respeto por los animales a los más pequeños.
  • Ser más cariñosa con la gente más cercana.
  • Adoptar un gato.
  • Aumentar mi autoestima.
  • Vivir con menos estrés.
  • Involucrarme en el bienestar animal.

Antes de que Blondi viniera a mi vida, os aseguro que la lista era bien distinta: muchos retos profesionales, muchas cosas materiales y poca conexión con la naturaleza, los animales e incluso con las personas.

Estos seres que son todo amor nos enseñan a sacar lo mejor de nosotros mismos y dejar de dar tanta importancia a las cosas y más a los momentos, las emociones, los recuerdos y las lecciones que aprendemos.

navidad-blondi.png

Todo esto lo traslado también a los regalos que hago cada año a la gente que más quiero, por eso lo primero que eliminé fue preguntar ¿qué quieres por Navidad? Y es que ¿dónde queda la ilusión de abrir un regalo sin saber lo que es? ¿o el esfuerzo de haber estado investigando y buscando un regalo que de verdad le guste? Da igual que seamos adultos, no podemos perder esa sensación de nervios, intriga y la magia que nos une tanto en estas fechas.

Y como sé que muchos de vosotros sois auténticos amantes de los animales os quiero decir cuál va a ser uno de mis regalos este año que además creo que no sólo va a cambiar la vida de esa persona a la que va destinado sino también la de muchos animales.

Se trata de un curso online de Auxiliar Técnico Veterinario para poder convertir una de sus grandes pasiones en su futura profesión. Creo que uno de los propósitos en la lista de cualquier persona que no le guste su trabajo o que esté indecisa, es precisamente buscar qué es lo que realmente le apasiona y si son los animales, entonces poder sentir la satisfacción de trabajar ayudando a cientos de ellos.

bienestar-animal-vet-formacion.png

El centro que he elegido ha sido Vet Formación porque ofrece un programa de formación profesional de calidad, es muy práctico y está adaptado a lo que actualmente necesitan los hospitales y clínicas veterinarias. Además, para mí era un aspecto fundamental poder contar con la seguridad de que pudiera realizar prácticas profesionales en las que después tenga posibilidad de quedarse trabajando. Creo que cuentan con más de 470 centros asociados y ya he visto todos los que tiene más cerca de su casa así que ahora sólo espero que llegue el día para poder dárselo.

¡Creo que le va a encantar!

Además como soy seguidora en redes sociales de la asociación protectora de animales Hoope me han hecho un descuento de 40 euros y otros 40 euros los han destinado directamente a los peludos que más lo necesitan.

¿Y vosotros qué tenéis pensado regalar estas Navidades? O aún mejor, ¿cuáles son vuestros propósitos para el 2018?

Deja un comentario