Consejos para ir con tu perro de vacaciones

¡Por fin han llegado nuestras vacaciones! Y seguro que para muchos de vosotros también así que si sois como yo y os lleváis a vuestro perro siempre con vosotros, no os perdáis algunas de las cosas que tenemos que tener en cuenta al viajar con ellos.

Empezaremos preparando su maleta porque necesitan llevar su cartilla veterinaria, comida, correa, toalla, cepillo de dientes, un pequeño botiquín y por supuesto algunos de sus juguetes. Debemos ponérselo lo más fácil posible para que se sientan como en casa.

mordedor-diy-perro

Si vamos a hacer un viaje muy largo (como es nuestro caso) y es que no sé cómo nos las apañamos que siempre viajamos a sitios de muchos kilómetros, es mejor dejar a nuestro perro en ayunas por si se marea y parar cada dos o tres horas.

Es mejor buscar con antelación alojamientos, establecimientos, parques y playas donde admitan perros. Y es que uno de los grandes problemas que nos encontramos en estas fechas es precisamente la cantidad de gente que hay que nos complica el poder ir a lugares que no sean específicos para nuestros peludos.

ir-con-perro-a-la-playa.png

Debemos planear unas vacaciones para los gustos de cada miembro de la familia por lo que nuestro perro deberá ir también a sitios que le encanten. Lo sé, ellos están de vacaciones todo el año pero también se merecen salidas perrunas cuando estamos fuera. Si vais a la playa y a vuestro perro no le suele gustar mucho, recompensarle con una salida por el campo por ejemplo.

ruta-senderismo-con-perro.png

Debemos intentar conservar sus horarios de comida y salida porque a ellos los cambios les afectan más que a nosotros.

Cuidado con la tralla a la que le sometéis porque ya sabéis que duermen mucho y no pueden seguir siempre nuestro ritmo por lo que si es de los que se prefiere quedar descansando en el alojamiento tranquilito, podéis dejarle mientras os vais un ratito a la piscina por ejemplo. Ésto yo no suelo hacer mucho porque Blondi tarda en adaptarse un par de días al sitio nuevo en el que está y si la dejo se queda con sensación de abandono y llora al lado de la puerta. Así que siempre viene conmigo a no ser que ya llevemos al menos un par de días instalados y que ella asocia que ahora es su casa y que si me voy, volveré como siempre mientras ella se queda planchando la oreja.

Por último ¡no olvides desparasitarlo antes y llevarle siempre protegido que en verano hay muchos bichitos!

Y ahora sólo queda disfrutar de las vacaciones. Decirnos, ¿vosotros a dónde os vais? ¿Vuesto perro viaja con vosotros?

Deja un comentario