Perrosbox, una caja diferente

Los que ya nos conocéis un poquito sabéis nuestra gran afición por recibir paquetes. Y es que no nos podemos resistir a esa sensación de que llame el cartero y salir corriendo a la puerta a recibirle para ver que nos traen. En mi caso yo suelo saber qué es porque soy yo la que compro un poco compulsivamente por Internet y estoy atenta de cuándo va a llegar, sin embargo, con la Perrosbox, ¡la incertidumbre está asegurada porque nunca sabremos lo que hay dentro!

Se trata de un nuevo concepto en el que se esfuerzan por conocer los gustos de cada uno de nuestros peludos por lo que no se trata de una caja temática, sino de una caja personalizada. Para ello nos hacen un cuestionario cuando la vamos a comprar en función de los gustos de nuestro perro y nos intentan enviar aquellos que les volverán locos de alegría.

Esto es precisamente lo que le ha pasado a Blondi y que a mí me ha sorprendido mucho porque ¡han dado en el clavo con todos!

caja-perrosbox

Nada más abrir la caja, Blondi no se lo ha pensado dos veces y ha cogido el flamenco rosa de Fuzzyard por una de las patas y ha salido pitando para llevárselo a su sitio. Lo más raro de todo es que no ha empezado a zarandearlo con la cabeza de un lado a otro sino que lo olía un poco y hasta se ha quedado dormida abrazándolo. (A ver si va a pensar que es su hijo).

blondi-peluche-perrosbox.png

El caso es que este peluche nos ha conquistado a las dos porque está tan suave que a mí también me gusta.

Lo siguiente que más le ha gustado han sido la bolsita de chuches de queso de la marca Dingo Natura y que parece que al enviárnosla nos han leído el pensamiento porque son de las que suelo comprar habitualmente así que he abierto la bolsa y entiendo que eso sea como las “pringles”, que no puedes comer sólo una pero es que ella si la dejo, se come la bolsa entera.

Lo que todavía no sabe además es que para cenar va a tener otra de las delicias que más le gustan, un brick de comida húmeda de Mhims de pollo y verduras, una de esas cosas con las que al terminar, se están relamiendo unas 50 veces por lo menos.

cajita-blondi.png

También nos han metido en la cajita un frisbee de la marca Kong que no había visto hasta ahora (y eso que soy una friki de los juguetes de perro). Todavía no lo hemos probado pero tiene muy buena pinta porque parece muy estable, pesa un poquito y es muy duro por lo que es a prueba de mordiscos.

Por último, no han faltado tampoco algunos artículos de higiene como un champú de citronela que además es repelente por lo que nos viene muy bien para estas fechas en las que hay tantos bichitos al igual que las bolsas de las cacas de BecoBags, otra marca que también me gusta mucho porque se preocupa al máximo por respetar el medio ambiente y de ahí que sean bolsas totalmente biodegradables. ¿Sabíais que una bolsa de plástico de la caca de nuestro perro puede tardar 1.000 años en desintegrarse? Creo que todos deberíamos pasarnos todos a este tipo de bolsas y ser más ecofriendly.

En definitiva, una caja única personalizada que nos ha enamorado por la calidad de todos los productos que incluye y por conocernos tan bien.

Así que si vosotros también la pedís, echarle una foto para que podamos ver qué os ha entrado.

Deja un comentario