No a la caza

Sólo de pensarlo se me ponen los pelos de gallina.

Más de 50.000 perros de caza son abandonados cada año, por no hablar de aquellos que tienen menos suerte y son asesinados por sus dueños porque “ya no les sirven”. La manera de hacerlo les da igual, ya sean ahorcados, con un tiro en la cabeza o tirados en un pozo. Siento tener que hablar así y más de cosas tan tristes pero lamentablemente es la realidad.


Seguros que muchos de vosotros cuando vais por el campo os habéis encontrado con algún perro abandonado o muerto, sobre todo en este mes de febrero que es cuando termina la temporada de caza. En mi caso, que salgo mucho con Blondi por estas zonas no han sido una, ni dos… sino muchas más veces las que nos hemos encontrado con esta escena.

Ahora bien, ¿qué debéis hacer si os pasa algo así? En el caso de que el pobre perrito haya fallecido, podéis hacerle una foto si os atrevéis y quedaros con la ubicación del lugar para mandarlo a asociaciones como PACMA que se dedican a hacer estadísticas reales con el número aproximado de perros que son víctimas de la caza cada año. Y es que me da mucha rabia tener que escuchar o leer cifras con las que me da la risa sobre este problema porque parece que no interesa sacar a la luz pública el verdadero problema que se esconde detrás de esta actividad.

Si el perro estuviera vivo, primero mirar en qué situación se encuentra, si está herido, si va con más perros… A mí cuando me ha pasado, nunca he logrado que se acerquen por lo que os recomiendo quedaros con la ubicación exacta y avisar a organizaciones locales o la protectora de animales de vuestra localidad para que puedan ir a por él. Además, suelen venir con mucho miedo por lo que en cuanto veáis que se asusta no vayáis detrás de él porque lo perderéis y se puede ir hacia carreteras o al poblado que es más peligroso. Las personas que tienen experiencia en el rescate de animales podrán hacerlo mucho mejor ya que es una labor que puede durar horas, días o incluso meses hasta conseguir rescatarlos. Por suerte, he visto cómo muchos de estos perros han logrado salir hacia adelante y han terminado siendo adoptados por una familia 🙂

Creo que todos los que tenemos perro estamos muy sensibilizados con este tipo de casos sobre todo por las heridas que éstos traen, y no sólo me refiero a las físicas, sino también a las emocionales.

Por este motivo me atrevo a juzgar a todas aquellas personas que matan por diversión, un entretenimiento que deja a miles de almas por el camino y muchos sentimientos destrozados, porque, sí, los animales tienen sentimientos.

Así que os animo a ir el próximo domingo 5 de febrero a la manifestación  NO A LA CAZA CON GALGOS Y OTRAS RAZAS que se celebra en Madrid a las 12:00 y que saldrá desde la Plaza del Sol e irá hasta Cibeles aunque son 25 ciudades en toda España las que se unen así que podéis consultar desde dónde se saldrá en vuestra ciudad más cercana y decir NO a esta barbarie.

¡Ojalá algún día febrero dejé de ser le mes del miedo de los galgos!

Deja un comentario