¿Perros potencialmente peligrosos? No lo creo

Hoy he querido hablar de unos de los temas que más polémica generan en torno a determinadas razas de perros considerados PPP o Perros Potencialmente Peligrosos.

Y aunque hoy os de toda la información necesaria sobre cómo está la legislación vigente no puedo dejar de expresaros mi desacuerdo con este tema. ¿Por qué un Bull Terrier tiene que ir con correa corta, bozal y un seguro especial si tiene un carácter excelente? Y es que veo cómo este tipo de perros cada día son discriminados por muchas personas, incluso por propios amantes de los animales que pasean con su perro y atan al suyo enseguida diciendo ¡es un PPP!

De hecho, ¿sabéis que un 45% de los ataques que se producen por perros provienen de perros mestizos y no de descendientes de las razas consideradas potencialmente peligrosas?

La agresividad de un perro no depende de la raza o su físico sino de la educación que le inculques. En este sentido, creo que cada perro debería pasar un examen de comportamiento realizado por un experto para que vea cómo se relaciona en determinadas situaciones con otros perros y personas y de ahí poder sacar conclusiones de cómo es el carácter del perro. Si éste es agresivo, debería tener más limitaciones en la calle aunque como siempre digo, la mayoría de los comportamientos si son tratados se pueden resolver.

bull-terrier

Aquí también juega un papel fundamental la responsabilidad de cada dueño en saber que si el perro es agresivo, lo debe llevar atado y con bozal siempre. A mí es lo que me sucede a veces con Blondi que debido a su carácter miedoso, éste a veces desemboca en agresividad, por lo que cuando ve un perro que no le gusta por su energía o apariencia: o sale corriendo o le ladra agresivamente. Yo, que soy partidaria de que los perros estén sueltos para que puedan experimentar, oler, relacionarse… salimos cada día por el campo y cuando me cruzo con perros desconocidos le pongo la correa y si la situación lo requiere, me acerco para que le huela, le conozca y ya no le tenga miedo nunca más si se cruza con él o ella.

Por eso es importante que cada uno conozcamos muy bien a nuestros peludos porque la mayoría de sus actuaciones las podemos interpretar y saber como van a actuar en cada momento.

Dicho lo cual, os diré también cómo está la ley actual en España sobre los considerados PPP.

Se denomina a PPP a aquellas razas de perros que se estima que son potencialmente peligrosas por sus atributos físicos como son:

  • Pit bull terrier
  • Staffordshire bull terrier
  • American staffordshire terrier
  • Rottweiler
  • Dogo argentino
  • Fila Brasileño
  • Tosa inu
  • Akita inu

Pero además de estas razas, si reúnen una serie de características también puede ser considerado PPP.

  • Musculatura fuerte, aspecto poderoso, robusto, configuración atlética, agilidad, vigor y resistencia.
  • Marcado carácter y gran valor.
  • Pelo corto.
  • Perímetro torácico comprendido entre 60 y 80 centímetros, altura a la cruz entre 50 y 70 centímetros y peso superior a 20 kg.
  • Cabeza voluminosa, cuboide, robusta, con cráneo ancho y grande y mejillas musculosas y abombadas. Mandíbulas grandes y fuertes, boca robusta, ancha y profunda.
  • Cuello ancho, musculoso y corto.
  • Pecho macizo, ancho, grande, profundo, costillas arqueadas y lomo musculado y corto.
  • Extremidades anteriores paralelas, rectas y robustas y extremidades posteriores muy musculosas, con patas relativamente largas formando un ángulo moderado.

Además de todos estos detalles, un perro también puede ser considerado como PPP en determinadas comunidades autónomas o por orden expresa si lo solicita un veterinario.

Pero lo que realmente me parece injusto es que simplemente por ser de una raza ya sea considerado peligroso, sin que nadie conozca a ese perro.

dogo-argentino

Así que recordar que si adoptáis un perro PPP hay que obtener una licencia administrativa que certifica que cumplís todos los requisitos que impone el Estado que son los siguientes:

  • Ser mayor de edad.
  • No haber sido condenado por delitos de homicidio, lesiones, torturas, contra la libertad o contra la integridad moral, la libertad sexual y la salud pública, asociación con banda armada o de narcotráfico, así como no estar privado por resolución judicial del derecho a la tenencia de animales potencialmente peligrosos.
  • No haber sido sancionado por infracciones graves o muy graves con alguna de las sanciones accesorias de las previstas en el apartado 3 del artículo 13 de la Ley 50/1999, de 23 de diciembre, sobre el régimen jurídico de animales potencialmente peligrosos.
  • Disponer de capacidad física y aptitud psicológica para la tenencia de animales potencialmente peligrosos.
  • Acreditación de haber formalizado un seguro de responsabilidad civil por daños a terceros con una cobertura no inferior a 120.000 €.
  • La licencia debe renovarse cada 5 años y puede ser renovada siempre que el titular no deje de cumplir algunos de los puntos establecidos anteriormente. Además, se deberá realizar un examen físico y psicológico que acredite que la persona que va a recibir la licencia tiene la suficiente capacidad visual, auditiva, del sistema locomotor y del sistema neurológico.

En mi opinión, demasiados requisitos teniendo en cuenta que son animales con personalidad propia y que ésta se configura dependiendo del entorno en el que se críen, por lo que ante un dueño responsable, tendremos un perro educado, sociable y perfecto para convivir con el resto de personas y animales.

Deja un comentario