¿Cómo nos conocimos?

No podíamos empezar el blog sin contar cómo nos conocimos y como cualquier historia de amor fue por casualidad.

Yo tenía 26 años, estaba a punto de irme de casa de mis padres al fin e independizarme con mi novio cuando quedé con unas amigas de mi pueblo y salió el tema de los perros. Yo hasta ese momento no había tenido ninguna relación cercana con ningún animal porque a mi madre siempre le han dado muchísimo miedo con lo cual no me he criado con ningún animal cercano, de hecho, yo misma tenía también esa sensación ya que nunca había tocado a ningún perro porque en mi conciencia me habían inculcado que daban miedo.

Bueno, siguiendo con la historia yo hacía unos meses que me había planteado adoptar un perro (tanto es así que rellené una solicitud de una protectora para poder traerme a un labrador) ya que por mi trabajo me daba la sensación de que necesitaba compañía. Os cuento, yo soy publicista y trabajo como freelance desde casa con lo cual no tengo contacto personal con compañeros de trabajo y había días que incluso no me quitaba ni el pijama y no salía de casa por lo que pensé que un perro me podía dar esa vitalidad que le faltaba a mi vida.

En esta conversación que os cuento yo les comenté esto mismo y bueno ahí quedó la historia durante meses hasta que un día, me escribe una de estas amigas que además vive en un pueblecito cerca de Bilbao para decirme que una amiga había recibido a una perra que había tenido una camada de pastores alemanas y estaba buscando personas de confianza para darlos en adopción.

En un primer momento pensé: ¿un pastor alemán? ¿No dicen que tienen “mala leche”? ¿No será muy grande, no?

Aunque esas dudas se me olvidaron al instante cuando me envío este vídeo:

¿Puede haber una cosa más bonita que unos cahorritos así?

Así que después de pensárnoslo, un día 21 de diciembre cogimos el coche, nos fuimos hasta Galdakao a por Blondi, la perra que cambiaría nuestra vida.

¿Queréis saber más? En el próximo post os sigo contando lo que sucedió después.

Deja un comentario